Dice Albert Espinosa que «Nunca se sabe qué encontrará uno tras una puerta. Quizá en eso consiste la vida: en girar pomos.»

Y en el Alto Jarama hemos dicidido decorarlas para que cada vez que giremos un pomo lo hagamos con alegría e ilusión.